FIESTAS PATRONALES DE EXALTACIÓN DEL CABALLO MENORQUÍN

 

“JALEO 2018”

Cola-caballos.jpg

 

Las fiestas patronales de Menorca tienen su origen en las Fiestas de San Juan, que se celebran en Ciudadela desde el siglo XIV, son de tradición centenaria, se celebran a lo largo del verano, desde junio a septiembre.

 

El protagonista de estas fiestas es el caballo, reconocido mundialmente como raza pura y propia, descendiente directo de la pura raza árabe, ingleses y españoles, animal esbelto y de majestuosa silueta, de capa negra, resistente y enérgico. Los caballos van adornados con lazos bordados y claveles multicolores.

 

En el Jaleo los caballos y  jinetes o caixers, vestidos de blanco y negro, entran en la plaza principal donde la multitud los recibe a grito de “bot”, y como si de una danza se tratase, los caballos, al son de las populares canciones que las bandas musicales interpretan, alzan sus patas traseras y avanzan con la ayuda de los más valientes. El alborotado gentío hace saltar  a los équidos como símbolo de poderío y nobleza.

 

Una vez finalizado el tradicional jaleo del segundo día, se procede a la entrega de cañas por parte de las autoridades, en el que los caixers vuelven a entrar a la plaza haciendo saltar a los caballos.

 

Los menorquines respetan y admiran a los caballos, por lo que a pesar del fervor de la fiesta, los protegen y no reciben daño alguno.

 

La bebida típica de la fiesta es el gin, la ginebra heredada de los ingleses, que se toma con limonada o zumo de limón natural, a esta mezcla ellos la denominan pomada.

 

 

¡FELIZ JALEO 2018!

 

 

Póstel-A3-Urbanización-de-S.jpg